Más de 5.500 mujeres, niñas y adolescentes han desaparecido en Perú durante el 2020

Publicado en Nueva Revolución

Teresa Domínguez


Fuente: RPP

Según el informe publicado por la Defensoría de los Derechos Humanos, de Perú, 1686 mujeres adultas y 3835 niñas y adolescentes fueron reportadas como desaparecidas en 2020, el doble que el año anterior. En 2019, habían desaparecido 2232 mujeres y niñas. Es decir, en el informe «Qué pasó con ellas», la Defensoría del Pueblo advirtió que, durante todo el 2020, 5521 mujeres, niñas y adolescentes fueron reportadas como desaparecidas. Muchas de estas desapariciones están ligadas a otras formas de violencia más atroces.

El último informe muestra que, en la cuarta parte de los #feminicidios ocurridos el año pasado, se había denunciado a la víctima como desaparecida.

Entre el 15 de marzo y el 30 de junio de 2020, cuando Perú estaba bajo estricto confinamiento, 915 mujeres «desaparecieron» 606 de ellas menores de edad. El último informe muestra que, en la cuarta parte de los feminicidios ocurridos el año anterior, se había denunciado a la víctima como desaparecida. Más de 1.200 mujeres han desaparecido en Perú durante la cuarentena, hasta agosto de 2020. Solo en diciembre, 399 niñas/os y adolescentes fueron reportadas/os como desaparecidas/os. De los que un 81 % corresponde a notas de alerta sistematizadas sobre niñas y adolescentes mujeres. Además de 180 mujeres adultas.

Eliana Revollar @Defensoria_Peru advierte que al hacer el seguimiento de feminicidios, de 127 casos, en 33 (el 26%) se reportaron antes la desaparición de estas mujeres. Existe conexión de la desaparición con otras formas de violencia hacia ellas. 

«Es preocupante tener una cifra tan alta (…) cuando estábamos en un contexto de confinamiento (…) donde las mujeres estaban en sus casas» Patricia Sarmiento, encargada de derechos de la mujer en la Defensoría. de Derechos.»

Cada día, se viene reportando un promedio de más de 15 hechos de este tipo (más de uno cada dos horas, aproximadamente)», dijo el organismo.

“La desaparición de estas mujeres y niñas ya no está ligada a la idea de que desaparecen por motivos personales, sino por violencia, trata y feminicidios”.

La desaparición de mujeres es un problema endémico en Perú: antes de la cuarentena por coronavirus, se denunciaban cinco desapariciones al día en promedio, pero la cifra se ha triplicado durante el confinamiento, según la Oficina del Ombudsman. Revollar indica que a causa de la falta de un registro nacional de la policía, se desconoce cuántas siguen desaparecidas. Porque Perú no cuenta con un registro nacional que centralice los casos de desapariciones. En octubre 2020 se pusieron en marcha las alertas online para difundir desaparecidas. Pero es muy difícil poner al día los datos de fechas anteriores. Tengan en cuenta que en España se comienzan a hacer estadísticas de asesinadas por violencia machista desde 2003.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hizo un llamamiento a los Estados a incorporar la perspectiva de género en la respuesta a la pandemia del COVID-19 y a combatir la violencia sexual e intrafamiliar en este contexto. En este sentido, en cuanto a la protección de los derechos de las mujeres, niñas y adolescentes, la Comisión recomienda a los Estados:

1. Incorporar la perspectiva de género a partir de un enfoque interseccional en todas las respuestas de los Estados para contener la pandemia, teniendo en cuenta los distintos contextos y condiciones que potencializan la vulnerabilidad a la que las mujeres están expuestas, como la precariedad económica, la edad, la condición de migrante o desplazada, la condición de discapacidad, la privación de libertad, el origen étnico-racial, la orientación sexual, identidad y/o expresión de género, entre otras.

2. Reformular los mecanismos tradicionales de respuesta a la violencia de género, adoptando canales alternativos de comunicación bien como líneas de atención de emergencia, así como promover el fortalecimiento de redes comunitarias con el objeto de ampliar los medios de denuncia y órdenes de protección en el marco del periodo de confinamiento y restricciones de movilidad. Asimismo, asegurar la disponibilidad de casas de acogidas y albergues para las mujeres víctimas de violencia intrafamiliar, en los cuales existan condiciones de adoptarse las medidas de prevención del contagio.

3. Desarrollar protocolos de atención y fortalecer la capacidad de los agentes de seguridad y actores de justicia involucrados en la investigación y sanción de hechos de violencia doméstica, así como llevar a cabo la distribución de materiales de orientación sobre el manejo de dichos casos en todas las instituciones estatales.

4. Garantizar la disponibilidad y continuidad de los servicios de salud sexual y reproductiva durante la crisis de la pandemia, incrementando, en particular, las medidas de educación sexual integral y de diseminación de información en medios accesibles y con lenguaje adecuado, con el objeto de alcanzar las mujeres en su diversidad.

5. Reforzar las políticas de seguridad alimentaria y redes de protección social con perspectiva de género, incluidas políticas de renta mínima y de oferta de atención médica enfocada a la necesidad específica de estas mujeres en el combate a la crisis generada por el COVID-19.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

Es importante destacar la necesidad de no borrar las estadísticas por sexo. Si desaparece la estadística sexual, nunca conoceremos la realidad de la desigualdad, tampoco la discriminación por razón de sexo, tampoco podremos luchar contra la opresión de las mujeres.

#NoAlBorradoEstadistico #DatosConMujeres #QuéPasóConEllas

“No seré una mujer libre mientras siga habiendo mujeres sometidas”