El 27 de enero de 1945, 700 niños y niñas fueron liberados en Auschwitz, 232.000 fueron asesinados Una historia silenciada V

Publicado en Nueva Revolución

Teresa Domínguez


En 2005, las Naciones Unidas hicieron del 27 de enero el Día Internacional de Recuerdo de las Víctimas del Holocausto. El 76 aniversario de la liberación del campo de concentración y exterminio nazi alemán Auschwitz-Birkenau se celebrará solo en Internet a consecuencia de la pandemia. La transmisión comenzará el 27 de enero de 2021 a las 16.00h. El portavoz del Museo de Auschwitz, Bartosz Bartyzel, anunció que el destino de los niños y niñas en Auschwitz será el tema principal de las celebraciones de este año. Se estima que fueron más de 232.000 víctimas. El 27 de enero de 1945, poco más de 700 niños y niñas fueron liberados en Auschwitz.

Undécimo mandamiento escrito por el exprisionero de Auschwitz Roman Kent, quien encabeza el Comité Internacional de Auschwitz:

«No seas indiferente «. No seas indiferente cuando veas mentiras históricas. No seas indiferente cuando se discrimina a alguna minoría. No seas indiferente cuando la autoridad viola el contrato social ”

 

Images www.auschwitz.org – non profit purpose

En Auschwitz-Birkenau, los alemanes asesinaron al menos a 1,1 millones de personas, de los cuales se estima que al menos 232.000 fueron menores. Niños y niñas de los cuales aproximadamente 216.000 eran judíos, 11.000 romaníes, aproximadamente 3.000 eran polacos, más de 1.000 bielorrusos y varios cientos de rusos, ucranianos y otros. En total, solo unos 23.000 menores estaban registradas en el campo de exterminio, de los cuales poco más de 700 fueron liberados en Auschwitz en enero de 1945. 

Los alemanes establecieron el campo de concentración Auschwitz en 1940 en Oświęcim. Auschwitz II-Birkenau se estableció dos años después. También había una red de subcampos en el complejo del campo de concentración. Las víctimas incluyeron presos políticos polacos y civiles, sinti y romaníes, prisioneros de guerra soviéticos y otros grupos perseguidos por la ideología nazi, como: discapacitados, asociales, testigos de Jehová u homosexuales.

Nosotros los niños de Auschwitz

Recordaban la casa de baños y la vergüenza de la madre desnudándose frente a ellos 

Images www.auschwitz.org – non profit purpose

Cuenta  en un profundísimo artículo, que a los niños y niñas no les gustaban las sirenas, ni los ladridos de los perros. Algunas personas, aún hoy, doblan su ropa cuidadosamente en la silla antes de acostarse. Sí, para ponérselas rápidamente si tiene que salir corriendo. O no pueden soportar el olor a leche quemada. Parece el olor de un crematorio. Cuando a finales de la década de los 60 se habló en voz alta de la amenaza de los «imperialistas alemanes», una niña de Oświęcim, ya madre, escondió veneno en un botiquín. Para ella y para su hija. «Saber que mi hija podía estar en peligro, era insoportable». Si es que las mujeres de Auschwitz podían tener hijos.

En el campamento, a las mujeres se les daba «algo» en la comida para detener la menstruación. A las niñas también, porque no había niñas o niños como tales, sino pequeños prisioneros. Había números.

A consecuencia de esa medicación las mujeres embarazadas daban a luz como resultado de  una cesárea, no se ponían de parto de forma natural. Además, los médicos se aseguraban de que sus úteros fueran inservibles después.

1968 sp.brzezinka.pl

Las asociaciones de niños de los campos de concentración comenzaron a establecerse en la década de 1990. Apenas se hablaba de ellos, ni de su sufrimiento. Solo se sabe que hubo un enorme desasosiego entre los adultos y menores por el sufrimiento que vivieron. El 27 de enero, en el 60 aniversario de la liberación de Auschwitz, los pequeños prisioneros de Oświęcim, visitaron la escuela que llevaría su nombre, con pequeños banderines polacos. No podían evitar sentir cierta tristeza porque parecía que los judíos eran las únicas víctimas de los campos de concentración.

sp.brzezinka.pl

 

sp.brzezinka.pl

1968: La bandera ha sido entregada por niños y niñas salvados del campo de concentración nazi  alemán: Maciej Niewiadomski, que nació en el campo de concentración, Hanna Fotek, hecha prisionera a la edad de 7 años, Anna Michnik, encarcelada con 14 años. Y la cuarta, Janina Wiloch, prisionera de Auschwitz-Birkenau, con 15 años, que en nombre de todos los niños y niñas, tomó la palabra en la ceremonia.

Texto de la bandera: «El destino de los niños encarcelados en Auschwitz-Birkenau tiene que ser una advertencia y no una leyenda.»

 

 

Jadzia, número 84876

Alemania no quería creer que los niños y niñas polacos estuvieran en Auschwitz sin ningún «motivo». Una niña de dos años y medio, con el número 84876 y la banda roja, que significa «presa política» (a los pequeños no se les tatuaba). Sin embargo ella guardaba su número en un sobre blanco. Y tuvieron que pedirle disculpas. La Fundación de Reconciliación Polaco-Alemana la compensó con 40.000. PLN, unos 10.000€. La propia Jadwigę Matysiak no sabe si su pobre visión es el resultado de la presión vivida en el campo o de las gotas con las que experimentaban para cambiar el color de sus iris. Fue detenida la familia al completo, padre, madre y cuatro hijos. Las imágenes de la Sra. Jadwiga se superponen. Los recuerdos del campamento son pesadillas. Siempre a la altura de los ojos: botas largas y lustradas y la cara de un perro. A día de hoy, sigue temiendo a los perros grandes. Mira a sus nietos de distintas edades… No quiere pensar que fuera posible.

Zdzisława, numero 85282

Zdzisława Włodarczyk nació el 21 de agosto de 1933. Tenía el número 85282 en el campo de Bogdaszewska. Los alemanes la deportaron a Auschwitz el 12 de agosto de 1944, con 11 años, en un transporte desde Varsovia, que estaba en pleno el levantamiento. Cuando su padre vio el letrero de Auschwitz, empezó a gritar «Dios, ¿a dónde nos llevan?». Fue liberada el 27 de enero de 1945. Es presidenta de la Fundación Maximilian Kolbe Werk, y se ocupa de los expresos.

Las noches eran lo peor, las criaturas lloraban, llamando a sus madres, pero se quedaron mudos cuando supieron que nadie vendría a acariciarles, a abrazarles«. Testimonio de Zdzisława Włodarczyk superviviente de #Auschwitz76 propiedad de Muzeum Auschwitz-Birkenau

Anita, número 69388

Anita Lasker-Wallfisch, la violoncelista de Auschwitz, nació el 17 de julio de 1925 en Wrocław, que en ese momento pertenecía a Alemania. Sus padres eran judíos alemanes. La enviaron a Auschwitz en diciembre de 1943. Sabía tocar el violonchelo. Tocó en la orquesta del campo de concentración. En el otoño de 1944, fue trasladada al campo de Bergen-Belsen. Allí vivió y sufrió, hasta ver la libertad. Es una de las grandes voces que todavía hoy pueden contar su aterradora historia en los campos de exterminio nazi alemanes. Sin embargo durante 40 años estuvo en silencio, lo mantuvo en completo secreto. ¿Cómo explicar la locura del hombre? ¿Cómo contarle a unos niños que sus abuelos fueron asesinados en abril de 1942, que de la tía Renate solo quedó un «esqueleto con llagas abiertas en las piernas»? ¿Cómo decirles que, con 18 años, reducida al simple código de 69388, tocó en una orquesta instalada «a unos metros del crematorio, con unas vistas fantásticas a la rampa de selección»?

Intervención de Anita Lasker-Wallfisch en la celebración de el 76 aniversario de la liberación del campo de concentración y exterminio nazi alemán Auschwitz-Birkenau, 27 de enero de 2021 Vídeo completo aquí. Vídeo propiedad de Muzeum Auschwitz-Birkenau

“Entré con 18 años, y lista para ser convertida en humo, pero sigo viva por las absurdas vueltas que da la vida, lo crean o no, había música en aquel infierno, y como podía tocar el cello, sigo aquí”
“Esas personas eran personas, antes de ser divididas en nacionalidades, en religiones… tenemos que luchar para que no se repita la historia… construye puentes, habla con los demás, celebren sus diferencias, porque la realidad es que tenemos más en común de lo que nos separa.” “Y nunca, nunca, nunca olviden” “Hago un llamamiento, no nos abandonen, no permitan que se distorsione la memoria”

Kazio, número 191469

Kazimierz Kozłowski, tenía solo 11 años, cuando salieron de su casa en Żoliborz de Varsovia, en una columna. Su madre y dos hermanas se fueron en un sentido, Kazik y su padre por otro. Se preguntaba si encontraría a su madre a donde fuera que lo llevasen. Su padre lo sabía todo. A finales de agosto de 1944, su padre desapareció, nunca lo volvió a ver. Lentamente se estaba convirtiendo en un prisionero «real». En enero de 1945, Kazik caminaba en la marcha de la muerte, empujando un rollwagen sobre cuerpos esparcidos. El invierno era frío. El carro rebotaba con cuerpos helados, hechos piedra. La liberación lo encontró en Mauthausen. Algunos padres y madres vinieron a por sus niños, nadie vino por él. Una vez vio las entrañas arrastradas de una mujer atropellada por un tranvía, aunque la gente se desmayaba, solo suspiró: era un ser humano, eran restos. Durante muchos años, la palabra campo de concentración no salía por su garganta, ni de la suya, ni la de tantos niños que estuvieron encerrados en ese terrible lugar.

Elżunia, número 85536

Elżbieta Sobczyńska, una niña menor de 10 años de Auschwitz, recuerda detalles, no estados de ánimo. El recuerdo del nivel de su imaginación en ese momento es, por ejemplo, las faldas alemanas. Y los perfumes que sobrevivieron en el abrigo de mamá. Mientras caminaba hacia la rampa, su madre envolvió a Elżunia con el abrigo para protegerla del olor de la chimenea. Ela y su hermano estaban asombrados de que hubiera un bloque lleno de tijeras, de ropa interior de mujer. Incluso entonces, Elżunia estaba tranquila. Tenía a su madre, una garantía de seguridad. El baño, tan incomprensible tener que aceptar la necesidad de exponerse en público. Y nunca antes había visto a una madre desnuda. Su madre. Y otros cuerpos, viejos, deformes. También recuerda sus trenzas, estaba histérica. Al final, el alemán no se las cortó. Elżunia rápidamente se dio cuenta de que era peligroso colarse en la barraca de su madre para sentarse un momento en su regazo y quejarse de que le dolía el estómago. Ya había 500 niños huérfanos en su barracón. A finales de los 60 vio un anuncio en la televisión que informaba de una reunión, a la que acudió, convocada por antiguos niños del campo de concentración. Recordó algunas de las caras desde la litera del bloque de niños 16 A, donde un día un hombre delgado con uniforme de rayas pintó una escuela, un árbol y una cartera para los niños en la pared. Su hermano murió a los 49 años, nunca se recuperó mentalmente. Vivieron el horror del campo de concentración, aunque no  luchaban con armas en la mano, siguen siendo combatientes, sin embargo, hoy han perdido el estatus de inválidos de guerra. 

Eulalia, número 84628

Eulalia Rudak no apaga las luces por la noche, odia que alguien esté a sus espaldas y se queda inmóvil en el balcón cuando su hijo no llega a tiempo. No terminó sus estudios. Por miedo a los exámenes orales.  No sabe por qué, pero cuándo fue a la escuela después del campo de concentración, no podía recordar ninguna letra mayúscula. Cuando fue enviada a Auschwitz, con 12 años, ya no tenía madre. Inmediatamente después, su hermano de 17 años recibió un disparo en el Levantamiento de Varsovia. Después del levantamiento, en agosto de 1944, fue deportada a Auschwitz. Sus piernas estaban hinchadas del hambre y los zapatos se quedaron en la arcilla pegajosa. El sol en Auschwitz. Eulalia solo lo notaba cuando le ardía la cabeza porque la tenía rapada. La muerte no le causaba ya impresión. La veía todos los días. Curiosamente nunca quiso ir de acampada, por miedo a estar en una habitación con la multitud, tampoco a la piscina. Era como ir juntos al baño. Evoca el aroma de Lysol, el agente que los alemanes usaban para desinfectar. En el año 2000, Eulalia Rudak creó la fundación «Mi infancia en tiempos de guerra». Publica recuerdos de la infancia. Ya se han reunido más de 250.

Hanna Ulatowska

Cuando tenía 11 años, Hanna Ulatowska fue encarcelada en el campo de concentración y exterminio alemán de Auschwitz, hasta que ella y algunos de sus familiares lograron escapar. Ahora es neurolingüista y profesora en el Callier Center, la Dra. Ulatowska pasa los veranos en su país natal, entrevistando a supervivientes de los campos de concentración y analizando los efectos lingüísticos y psicológicos de sus experiencias. Los niños y niñas no pudieron escapar al mundo interior porque los niños no tienen esa habilidad. Entonces se adaptaron al mundo tal como era. El trauma en su conciencia continúa hasta el día de hoy, muchos relacionados con sus madres. 

He aquí algunos fragmentos de recuerdos de algunos niños:
– Experimenté el momento más trágico de separación de mi madre. Incluso después de 28 años, cualquier separación de ella es terrible para mí.
– Me sentí terriblemente abandonada y supe que mi madre no podría protegerme.
– Después de regresar del campo de concentración, conocí a mi madre, pero ella me parecía una persona completamente diferente, así que hablé con ella durante mucho tiempo.
– Escena de una madre tirando de un carro como si fuera un caballo. En una helada terrible. Incluso ahora me llena de tristeza.

Irene Fogel Weiss

Nunca esperas que te saquen de tu casa, que te lleven a una cámara de gas y te ahoguen”. Esto es lo que le sucedió a una niña de 13 años y a la mayor parte de su familia en el verano de 1944. Irene comparte su historia de supervivencia en este vídeo, con cientos de estudiantes de secundaria cada año. Ella habla de su vida cuando era niña en Hungría, Irene describe cómo su familia fue excluida de la sociedad y cómo se crearon los «guetos» judíos. Cuenta su llegada al peor de los campos de exterminio nazis, Auschwitz-Birkenau. Habla de la dolorosa separación de su familia y de cómo fue estar prisionera en Auschwitz. Después de compartir la historia de su liberación y reconstruir su vida en Estados Unidos, Irene ayuda a los estudiantes a comprender la importancia del examen crítico de la información y les explica que la falta de empatía y humanidad hacia los demás puede conducir a comportamientos crueles y, en última instancia, horribles

«Completamente inocente, buenos, con curiosidad por la vida, amando a sus seres más cercanos, confiando en los niños. El mundo de los adultos, después de todo, tan a menudo injusto y cruel, nunca ha demostrado tanta falta de corazón, su maldad. Esto no puede justificarse por ninguna ideología, ajuste de cuentas o política. Este año queremos dedicar el aniversario de la liberación a las víctimas más jóvenes del campo” Dr. Piotr M. A. Cywiński, director del Museo de Auschwitz.

Imagen de Jacek Balon Fakte Oświęcim Non profit purpose

Marian Turski el año pasado advirtió que Auschwitz no cayó del cielo, que puede sucederle a nuestros descendientes en el futuro. Turski estuvo en el antiguo KL Auschwitz-Birkenau y también tuvo la oportunidad de pasar unas horas en compañía de Niusia Horowitz, la única mujer judía de la lista de Schindler que vive hoy en Polonia. «El Holocausto no se puede contar». Niusia Horowitz-Karakulska, fue una de ‘niña de Schindler’, el empresario alemán que salvó a más 1.100 judíos del exterminio nazi.  Los que sobrevivieron a la fábrica de muerte nazi tienen un testimonio para entregar, advertía, y que probablemente en el 76 aniversario serían menos aún. Por lo que insistía en la importancia del testimonio de personas vivas que sufrieron el infierno del campo de exterminio alemán.

No quiero terminar sin mencionar la exposición «Auschwitz. Not long ago. Not far away» de la compañía española Musealia, ganadora del Gran Premio del Patrimonio Europeo / Europa Nostra 2020. Un premio que se suma al ya obtenido el pasado mes de mayo 2020, cuando la institución europea concedió otro premio a la exposición en la categoría de “Educación. Formación. Sensibilización”, por su importante labor educativa. La comisaria de Cultura de la Comisión Europea, Mariya Gabriel, y representantes de la Junta Directiva de Europa Nostra señaló que “Europa se enfrenta a un aumento alarmante e inaceptable de nacionalismo, xenofobia, antisemitismo, racismo y discurso de odio. Exposiciones como «Auschwitz: Not long ago. Not far away», basadas en una investigación rigurosa y la colaboración europea, son importantes ya que sensibilizan y acercan las lecciones de nuestro pasado común, ofreciendo evidencia clara y objetiva de lo que puede suceder cuando se toleran diversas formas de extremismo ”. La exposición, que ya supera los 800.000 visitantes desde su apertura al público, se encuentra actualmente abierta en Nueva York con gran éxito. En 2021 continuará con su gira mundial.

«No es posible entender el espacio de libertad, democracia y seguridad que compartimos hoy como europeos sin afrontar esta historia. “Europa está construida sobre las ruinas morales de Auschwitz. Ocurrió en el corazón de Europa y hace apenas una generación ”. Luis Ferreiro, director de Musealia

Teresa Domínguez

“No seré una mujer libre mientras siga habiendo mujeres sometidas”
 
 
Referencias:
La transmisión comenzará el 27 de enero de 2021 a las 16.00h y estará disponible en auschwitz.org y 76.auschwitz.org, así como en Youtube, Facebook y Twitter de @AuschwitzMuseum. Tras las celebraciones del 76 aniversario que durará aproximadamente una hora, se llevará a cabo un debate en línea sobre «el impacto de la guerra y el Holocausto en la formación de la identidad de un niño». 
 
https://twitter.com/letra_escarlata/status/1353980426881273856?s=20