El escándalo que envuelve a la industria de la maternidad subrogada en USA. El caso de Melissa Cook

La Corte Suprema rechaza escuchar el caso de la maternidad subrogada de Melissa Cook.
El caso de la madre presionada a abortar el tercer embrión.
Melissa Cook trató de litigar ante la Corte Suprema, un caso que levantó el escándalo subyacente a la industria de subrogación de los Estados Unidos.
Antecedentes: Melissa Cook (47) se prestó como madre para gestar un bebé y darlo en adopción,  le implantaron 3 embriones con semen de Chester Moore Jr (50a) y óvulo de donante de una mujer de 20 años.
Después de que los tres embriones sobrevivieran inesperadamente, Moore exigió que Cook abortara a uno de los bebés de acuerdo con los términos del contrato de subrogación.
Cook se negó declarando ser pro-vida pero también quería asegurarse de que el bebé «extra» no fuera a Moore y que antes de que Moore obtuviera la custodia de alguno de los bebés, el Gobierno se asegurara de que era un padre adecuado. En consecuencia, Cook presentó una demanda en contra de la constitucionalidad de las leyes de subrogación de California argumentando que los Estatutos de la misma violaban sus derechos y el de los niños no nacidos y que no protegía la igualdad de derechos.
Cook demandó en los tribunales Federales y Estatales, pero la Corte Federal desestimó su demanda basada en los procedimientos pendientes de custodia del Tribunal Estatal. Perdiendo tanto en el juicio como en los tribunales de apelación intermedios. La Corte Suprema de California se negó a escuchar la apelación de Cook.
Cuando Cook se puso de parto dos meses antes de lo previsto, sus derechos maternales ya habían sido eliminados y Moore fue declarado legalmente el único padre de los tres diminutos bebés. Los recién nacidos prematuros fueron rápidamente llevados a la unidad de cuidados intensivos donde permanecieron durante tres meses sin madre o padre a sus lados.
El hospital rechazó las peticiones de Cook de ver a los bebés o incluso de conocer su condición, y Moore, un trabajador de correos en Georgia, los visitó por poco tiempo.
Preocupada por el bienestar de los niños, Cook continuó su lucha legal. En julio de 2017 presentó una petición de revisión ante la Corte Suprema de los Estados Unidos, tratando de impugnar las decisiones de los Tribunales Estatales por motivos constitucionales federales. En concreto, Cook pidió a los jueces que decidieran seis cuestiones constitucionales, incluyendo si el Estatuto de la Subrogación Gestacional de California viola la igualdad de protección o los derechos procesales en un contrato de subrogación.
La pregunta que Cook trató de litigar ante la Corte Suprema fue si las garantías constitucionales del debido proceso y la igualdad de protección superan las leyes estatales de subrogación. En la actualidad, hay un mosaico de diferentes leyes estatales, y California ofrece una de las leyes de sustitución más liberales en la nación norte-americana.
Bajo la ley de California, los suplentes gestacionales, es decir, las mujeres que llevan a un bebé no nacido, creado partir de un óvulos de otra mujer, pueden tener sus derechos maternales eliminados antes del nacimiento, basados en los términos del contrato de subrogación, incluso si el padre de intención busca afirmar sus derechos parentales.
La ley de California también permite que un Tribunal nombre al comprador del niño «el padre legal» antes del nacimiento y sin ninguna consideración de «los mejores intereses del niño».
La maternidad subrogada está creando una generación de niños separados de la identidad biológica y genética y una clase «criadora» de mujeres marginadas. Ambos se están transformando en mercancías para la venta en el mercado global. Esto solo puede ser aceptado y aprobado por una sociedad desvinculada de cualquier sentido de ética, derechos humanos, dignidad o valores morales.
Cuando se destruya el vínculo primal, tan antiguo como la humanidad misma, entre madre e hijo ¿Qué quedará?
De acuerdo con una declaración firmada por la hermana de Moore,  Melinda Burnett, su hermano el padre de los trillizos, que es sordo y mudo y vive con sus ancianos padres inválidos, este es incapaz de cuidar a los tres niños. Burnett afirma además que los niños, que ahora tienen 18 meses de edad, viven en condiciones deplorables en el sótano con su hermano de 51 años.
Las condiciones de vida de los niños y las capacidades de Moore como padre no estaban en cuestión en el caso. Más bien, la única pregunta que Cook pidió al Tribunal Supremo para considerar era legal: si las madres sustitutas y los bebés nacidos de ellos tienen derechos constitucionales que triunfan sobre las leyes estatales de subrogación.
Surrogacy-LiveLaw-400x230
Pero si alguna vez hubo un caso que llamara al escándalo de la industria de la subrogación, sería precisamente este. Sin embargo, a pesar de los terribles hechos subyacentes al caso de Cook, los jueces se negaron a escuchar su apelación. La denegación de una petición de revisión no tiene valor precedente, lo que significa que no indica el acuerdo o desacuerdo de la Corte Suprema con la decisión de la corte inferior.
No obstante, dada la negativa de la Corte Suprema a entrar en el litigio que presenta el caso más convincente de limitaciones constitucionales a las leyes estatales de subrogación, los jueces, parecen estar comprometidos con un enfoque práctico en esta área del derecho. La crianza de los hijos, sin embargo, no es una empresa sin manos, algo que Moore parece estar aprendiendo de la manera más difícil.
Desafortunadamente, tres niños inocentes deben sufrir las consecuencias para toda la vida de esa lección también. ¿Y ahora qué?

Artículo original Margot Cleveland

GuardarGuardar

2 comentarios sobre “El escándalo que envuelve a la industria de la maternidad subrogada en USA. El caso de Melissa Cook

Deja un comentario