México: La revolución feminista de las alumnas de la ENAT Paro indefinido y 118 denuncias de agresiones sexuales


Artículo y referencia en las Nueve Musas Artes, ciencias y Humanidades por Humberto Robles

Publicado en  Somos el Medio México

«Solidaria con esta lucha y para darle mayor visibilidad, la periodista feminista española Teresa Domínguez escribió el artículo “La revolución feminista de las alumnas de la ENAT: Paro indefinido y 118 denuncias de agresiones sexuales”, a partir de la entrevista vía internet con la actriz Lucía Corbello y a la gestora cultural Karen Condés, ambas egresadas de la ENAT. Como bien expresó la actriz, “En el nombre del arte, se permite todo”, refiriéndose a las múltiples prácticas violentas ejercidas por profesores, asesores, alumnos y ex alumnos de la escuela contra las estudiantes. Evidentemente, esto se traslada después, en un círculo perverso, a la vida profesional entre directores, actores y demás trabajadores de la escena, contra actrices y otras trabajadoras de la escena.» Sigue…


Teresa Domínguez

Publicado en Nueva Revolución


26 abril 2021: Dimite la directora de la ENAT

La revolución feminista de las Morras ENAT, Escuela Nacional de Arte teatral: las alumnas han decidido dejar de callar, frente a la violencia patriarcal e institucional y bajo el lema «Jamás volverán a tener la comodidad de nuestro silencio, NUNCA MÁS«.

Hasta la fecha han ido apareciendo publicadas más de un centenar de denuncias, (118 a fecha 25 de abril) principalmente de agresiones sexuales por parte de maestros, personal administrativo, terapeutas, y alumnos, que han servido de base para ejecutar un paro no activo indefinido y la toma de medidas de presión y legales con el fin de parar esta sangría de actos violentos machistas que llevan años sufriendo.

La violencia machista en México

Según ONU Mujeres, México vive una crisis humanitaria por violencia basada en el sexo, y afirma que la violencia contra las mujeres y las niñas es una pandemia que no se ha logrado erradicar y que afecta a todos los países del mundo.  En un contexto de extrema violencia en México:  51 violaciones diarias de mujeres y niñas, 11 feminicidios diarios, e incontables desapariciones, se sigue desestimando y deslegitimando la lucha y denuncia de las mujeres.

Las mujeres se ven especialmente afectadas por las consecuencias económicas, sociales, y la violencia patriarcal y machista, es decir, sufren una violencia estructural que las afecta tanto en espacios privados como públicos, lo cual vulnera la garantía de sus derechos humanos.

#FueraAgresoresdelaENAT

En este contexto es el que hay que analizar y valorar el paro iniciado por las alumnas de la ENAT, que ya ha cumplido un mes, y las denuncias  de la violencia patriarcal e institucional que llevan sufriendo desde hace años, y que ha dado como resultado que más de un centenar de mujeres exponga sus experiencias traumáticas y su preocupación frente a la lenta reacción y medidas poco asertivas para impulsar los compromisos contra la violencia machista en su centro y en otros centros dedicados a las artes.

Cómo decimos, a mediados de abril se cumplió un mes del paro que iniciaron las alumnas de la Escuela Nacional de Arte teatral en protesta la violencia sexual y psicológica que sufren por parte de profesores, trabajadores y alumnos. Gravísimas denuncias contra los derechos humanos de las estudiantes de la ENAT y las consecuencias de la protesta legítima.

El viernes tuve la ocasión de hablar personalmente con dos de las portavozas de las Morras_ENAT, Lucía Corbello,  actriz, profesional del teatro y activista de distintas organizaciones civiles, y Karen Condés, que se dedica profesionalmente a la gestión cultural,  forma parte como activista, de la colectiva de arte feminista «Nuestra venganza es ser felices«, y ambas egresadas de la ENAT. Ambas, al igual que otras compañeras fueron contactadas por las alumnas de la Escuela para respaldarlas en el movimiento y dar la cara, teniendo en cuenta que el  riesgo de que la institución tomase represalias contra ellas.

En la entrevista, explicaron que las alumnas tomaron la decisión de iniciar un paro el 18 de marzo en solidaridad con las víctimas y como una medida de protección del alumnado contra el abuso sexual, de poder, el acoso, la violencia psicológica, incluida la violación, ante la inacción de la institución.

Como indica Karen Condés, «Esta no es una situación aparte, sino que es una situación que comparten otras escuelas de arte y la educación en general.» Ahora hay una lucha específica con las Escuelas del INBA (Instituto Nacional de Bellas Artes) que ha detonado la manifestación de alumnas de otras escuelas.

¿Quienes son las Morras Enat? Forman parte de la comunidad de Alumnas de la Escuela Nacional de Arte Teatral, y representa al movimiento que  busca generar espacios seguros por y para las mujeres. Un colectivo que surge con el fin de visibilizar la violencia normalizada en el proceso académico y en el ambiente estudiantil. Sus páginas de Facebook, Twitter e Instagram, son pedagógicas, impactante, y muy visuales, imprescindibles para entender la violencia machista que viven las niñas y mujeres en México y en el mundo entero.

Explica Condés que hay que retrotraerse a 2016 con la campaña #MiPrimerAcoso, una campaña que se extendió a toda Latinoamérica, y en ese «Mi primer acoso» empezaron a revelarse situaciones de violencia sexual muy particulares, en donde muchas mujeres reconocieron a sus violentadores en la voz de otras. Y comenzaron a surgir nombres de mujeres del gremio teatral que compartían agresores. Ello llevó a una serie de acciones que en México se denominan escraches, denuncias sociales y públicas que coexisten con el tortuoso y complicado camino legal donde las denuncias no proceden, y existe revictimización de las denunciantes.
Más adelante, y a partir de esta visibilización, surgieron otros movimientos como el de la Liga Mexicana de Mujeres de Teatro, que empezó a organizarse para ver cómo podía transformar la situación, que también afectaba al gremio a nivel profesional. En 2019, el #MeToo, que nació en Estados Unidos, en Latinoamérica se concentró principalmente en el ámbito formativo. #MeToo de literatura, #MeToo del teatro, #MeToo de comunicación, eso permitía que se pudieran identificar el tipo de agresor y crear redes. Comenzaron a surgir nombres de mujeres del gremio teatral que compartían agresores. Salieron muchas denuncias, y nombres de directores, maestros, terapeutas, colegas de trabajo y compañeros de clase y se hicieron estadísticas. Muchas de las denuncias eran y son de mujeres jóvenes que normalmente se encuentran en situación de vulnerabilidad adicional al estar lejos de sus familias.
Tendedero ENAT 2019

A partir de ello hicieron un tendedero en la ENAT, un dispositivo performático que por primera vez expuso la activista Feminista Mónica Meyer, en los 70. Y que se ha venido usando en numerosas ocasiones en el activismo porque permite simultaneidad e interacción de denuncias y denunciantes desde el anonimato.

La directora Gabriela Pérez Negrete, en vez de tomar cartas en el asunto, conminó a los maestros a quitarlo. Según Lucía Corbello, las denuncias fueron ignoradas y el hecho en sí, deslegitimizaba las denuncias de las alumnas con el pretexto de que no procedían al no haber sido denunciadas a nivel judicial. Esto muestra el propósito de encubrimiento de la institución y la falta de voluntad para tomar acciones.

2021: Ojos de Medusa ENAT

«Siguiendo la versión de Ovidio, Ojos de Medusa, busca reivindicar la mirada de Medusa para reconocerla como una mujer sobreviviente que se protegió de la violencia masculina. Dejamos de verla como la mujer «mala» que petrifica hombres cuestionamos más bien a los hombres que nunca la dejaron en paz. Son esos hombres quienes la han señalado como un monstruo. Ojos de Medusa busca dar espacio y voz a todas esas mujeres que no eran escuchadas por las instituciones y que fueron silenciadas por la omisión de las autoridades.» Ojos de Medusa

El 8 de marzo de 2021, surge Ojos de Medusa ENAT, una página feminista de alumnas de la Escuela Nacional de Arte Teatral: «Espacio seguro para sobrevivientes de violencia de género que ha sucedido dentro de la escuela. Recibimos denuncias y estamos trabajando para y por nosotras las morras

Una página donde fueron apareciendo más de un centenar de casos de violencias machistas bajo el lema «Jamás volverán a tener la comodidad de nuestro silencio NUNCA MÁS«.

Los testimonios completos de cada compañera los pueden leer en la página de Ojos de Medusa,  #FueraAgresoresdelaENAT #YoTeCreo #fueraagresoresdelteatro #MeTooTeatroMexicano

¿Qué más tiene que suceder para que las instituciones tomen acciones inmediatas y permanentes para prevenir y erradicar la violencia contra las alumnas?”.LMMT

Gráfica 1

Un paro no activo indefinido

La dirección, a partir de que las mujeres, alumnas de la ENAT, se pronuncian en contra de la violencia machista, decide, el 18 de marzo, lanzar unas jornadas para formar en igualdad y prevención y erradicación de la violencia machista. En estas jornadas se convocaba a toda la comunidad, a los mencionados como agresores, y la impartirían personas de recursos humanos de la SGEIA (Subdirección general de educación e investigación artísticas), dejando fuera precisamente a las alumnas que denunciaban las agresiones. Por lo que estas se negaron a este tipo de solución.
Como cuenta Corbello, las alumnas deciden irse al paro hasta conseguir un diálogo real y un protocolo efectivo para un entorno seguro y libre de violencia machista. Para ello, dejan de asistir a las clases virtuales,  y elaboran un documento con unas peticiones de protocolos serios que no permitan la impunidad de los agresores, el encubrimiento institucional, y la revictimización que sufren las víctimas, con fundamento jurídico y con conocimiento de protocolos y reglamentos establecidos por parte del alumnado.

El 7 de abril la Dirección de la Escuela Nacional de Arte Teatral envió un documento con un conjunto de acciones a tomar cuando las alumnas ni siquiera habían hecho públicas sus demandas. La ENAT anunció como medida preventiva, que como medidas, apartaría a dos profesores, aunque la realidad es que, como explica Karen, solo se suspendió a uno de ellos debido al vídeo testimonial de Patricia, una de las denunciantes. También se anunciaba que se abría expediente administrativo a una veintena de denuncias que las autoridades atribuyen a dos sujetos que ya habían sido sancionados, y se trazaría un plan de actuación con Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la Secretaría de Mujeres y la Fiscalía General de Justica de la Ciudad de México así como con la unidad jurídica de la Secretaría de Cultura y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México para capacitar a su personal con perspectiva de género.

En la respuesta de las Morras ENAT (carta de 8 de abril del alumnado de la ENAT), la comunidad de alumnas de la Escuela Nacional de Arte teatral explican que estas denuncias no son nuevas. Que son tres años que de manera reiterada la Dirección se inhibe de tomar las medidas oportunas ante las graves situaciones de agresiones sexuales y violencia que se viven en el centro.

Para las autoridades de la Escuela de Teatro, el paro se debe a “violencia escolar y de género”, sin embargo, las estudiantes lo consideran un eufemismoque minimiza la gravedad de las conductas delictivas y ofende no solo a las víctimas de violación, acoso y abuso sexual, sino a la comunidad estudiantil completa. Y reclaman a la autoridad académica, acompañamiento, y auxilio para «la denuncia y persecución de los delincuentes y no su tolerancia».

Apoyos de otros colectivos

«Estamos hartas de la revictimización ejercida por parte de la actual dirección y autoridades de la ENAT. Hemos comprobado que los protocolos actuales del INBAL y SGEIA contra violencia de género no funcionan y vulneran a las víctimas. Es urgente la capacitación en violencia sexual, violencia contra las mujeres y violencia de género para la planta administrativa, docente, técnica y directiva de las escuelas. No más impunidad.» La Erineas.

Las Irineas, colectiva de mujeres artistas mexicanas hambrientas de justicia, al igual que la Liga Mexicana de Mujeres de Teatro (LMMT), también respondieron a al comunicado emitido por la Escuela Nacional de Arte Teatral ante la ola de denuncias por violencia ejercida contra alumnas y exalumnas. Mostraron su solidaridad, apoyo y «acuerpamiento» con las denunciantes, y exigieron a las autoridades de la ENAT, Escuela Nacional de Arte Teatral, al Instituto Nacional de Bellas Artes, a la Subdirección General de Educación e Investigación Artísticas y la Secretaría de Cultura, la creación e implementación de protocolos efectivos para atender las denuncias de la compañeras. El colectivo Las Landetas, como mujeres estudiantes y egresadas mostraron su preocupación frente a su lenta reacción y medidas poco asertivas para impulsar los compromisos emitidos en su Comunicado del pasado 24 de marzo, y contra violencia sexual, acoso y hostigamiento en escuelas de educación artística. «Hasta que la #dignidad se haga costumbre…»

La Academia de Danza Mexicana lleva también dos meses sin clases y este lunes 19 de abril solicitó la intervención de la Secretaría de Gobernación y de la Función Pública para atender y sancionar casos de agresiónes sexual en el INBAL Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura 2021. (Carta INBAL). El día 21 de abril se suma la Red de Creadoras en Formación, con un comunicado que convoca a una asamblea el próximo 24 de abril con motivo de la violencia machista académica dentro de las instituciones educativas artísticas.

Peticiones de 17 de abril de 2021

Cuenta Lucía Corbello que el 17 de abril las alumnas entregaron y leyeron un pliego de peticiones a través de su cuenta de Facebook y Twitter. Unas demandas que las Morras de la Enat califican de histórico. Estaban invitadas todas las autoridades pertinentes, incluida la ENAT. Y una de las ausencias más destacadas fue precisamente la de Gabriela Pérez Negrete, directora de la Escuela Nacional de Teatro.

Entre otras cosas, se solicita la actualización de los obsoletos protocolos de actuación en estos temas. Una mesa de diálogo permanente, implementación de medidas preventivas, capacitación con perspectiva de género para el personal docente y administrativo. El reconocimiento y legitimidad del paro. La reestructuración del calendario académico, ya que es una constante que la dirección amenaza al alumnado que apoya el paro, «con perder el año escolar si no se regresa a clases el 12 de abril». Y la publicación de un protocolo para la atención y erradicación de la violencia de género de la ENAT, y por supuesto la ejecución del mismo. Un pliego de peticiones que cuenta con todas las garantías jurídicas, legales y constitucionales.

 «La violencia y educación no son compatibles, puesto que la educación es un elemento civilizador por excelencia. NO son las denuncias las que ensucian el buen nombre de las autoridades educativas, sino su omisión en respetar las leyes y los derechos humanos.«

Un par de días después, se convocó a una asamblea y en esa asamblea que se convoca, se rompe una de las peticiones principales de la peticiones del paro: incluida en los puntos 5 y 6: y es que la directora no esté involucrada en la resolución de este pliego petitorio ya que ella también está señalada por omisión ante todos los hechos.  (Vídeo: Transmisión el 17 de abril). 

A pesar de ello, las alumnas se han mantenido firmes. Y siguieron lanzado en redes el mensaje de atención a víctimas: «¿Tienes una denuncia de alguna persona de la ENAT? Hazla llegar, no será publicada, sólo se recopilarán datos para clasificarla. Nosotras te creemos.« El encubrimiento por parte de las autoridades escolares en las escuelas de arte es calificado por el alumnado como de inaudito. El silencio y la complicidad profundizan las heridas.

La pedagogía del terror: Violencias en los espacios educativos

«En el nombre del arte se permite todo«. Lucía Corbello
Afirma Lucía, víctima también de acoso sexual, en su momento, que seguramente hay protocolos en la ENAT, pero que son caducos, y desde la experiencia, esos protocolos aunque existan, no son operados, y la libertad de cátedra permite ciertas violencias, que no ya solo tienen que ver con el acoso, o las agresiones en sí mismas, sino con la violencia psicológica, el control, el abuso de poder, y todo eso en un proceso formativo artístico, deja profundas heridas. «En el nombre del arte se permite todo«. La dirección de la ENAT, se pronuncia siempre dispuesta al diálogo, pero la realidad es que después no sucede nada. El diálogo no existe y las alumnas no importan.
La normalización de la violencia desde el inicio, que se practica con el primerísimo ritual de bienvenida, el Totem (la novatada) en una dinámica agresiva, sexista y violenta en actividades no regladas. Por otro lado los comentarios misóginos a diario, el cuestionamiento de la vestimenta de las mujeres, su aspecto físico, exigir la depilación del vello púbico, desnudos, bajar de peso, la gordofobia, especifica Corbello, besarte o que alguien te toque, todo esto en nombre del arte.
«Y que es precisamente en esas grietas donde suceden los abusos de poder.» Karen Condés
Los profesores no tiene un límite porque todo puede parecer parte de un ejercicio escénico, no hay parámetros pedagógicos, cada profesor decide cómo evalúa. Si rechazas comienzan las humillaciones y afectan a las notas. Y algunos tiene fama, las llamadas «vacas sagradas», tienen autoridad, reconocimiento, status. Son respetados por la sociedad, y ese status les permite perpetuar los actos violentos. Y si te atreves a denunciar eres mal vista, o eres señalada. Karen Condés destaca que los espacios creativos son muy vulnerables, espacios en los que habitan los agresores. Y que es precisamente en esas grietas donde suceden los abusos de poder.
En este entorno, la actitud de la directora, que acaba de dimitir, ofrece un mensaje doble, el de querer dialogar y después no hacer nada. Es mujer, pero entiende que los que se sienten señalados son ellos, los agresores. Una visión muy patriarcal del asunto. En la asamblea de 2019  Gabriela Pérez Negrete dijo que ella no se consideraba feminista porque «para ser feminista tenía mucho que leer y ella no tenía tiempo.» Además el gremio de profesores, de agresores, es un gremio que se comparte con todas las escuelas de teatro, los mismos docentes que se encuentran en casasul, en el colegio de literatura dramática y teatro, no es un problema exclusivo de la ENAT.

Última hora: Renuncia de la directora Gabriela Pérez Negrete

Hasta el momento de la conversación que mantuve con las voceras de Morras_ENAT, solo hubo respuesta por parte de la SGEIA: «SGEIA reitera su disposición para trabajar con las estudiantes de la ENAT a fin de erradicar toda violencia contra las mujeres.«. Sin embargo, el 23 de abril, el colectivo de alumnas recibió un comunicado al grupo de WhatsApp de jefas del grupo de la ENAT donde la Maestra Gabriela Pérez Negrete presentó su renuncia voluntaria e irrevocable al cargo de Directora de la ENAT a partir del 1 de mayo de 2021. A lo que la comunidad de alumnas de la Escuela Nacional de Arte teatral ha respondido con otro comunicado con fecha 24 de abril, en el que asumen que, de ser cierta la noticia, tal decisión contribuirá al diálogo institucionalizara el esclarecimiento de los hechos denunciados. Y la voluntad de las alumnas de volver lo antes posible a las clases, haciendo un llamado a los agresores denunciados para que «emulen la conducta de separación de la denunciada Gabriela Pérez Negrete, o en su defecto que las autoridades en cumplimiento de lo pedido, procedan a la inmediata separación temporal, a título de medida preventiva«.

Cómo colaborar:

Comparte en redes. Email de denuncia: denuncia.enat@gmail.com

Ayuda económica para poder enfrentar los gastos ocasionados por la asesoría legal.

Entrevista en ZOOM

Teresa Domínguez

«No seré una mujer libre mientras haya otras mujeres sometidas».