Undressing, desnudarse, la vida en poemas ocultos, nuevo libro de Rita Banerji y las peripecias de un paquete llegado desde Calcuta


Son muy curiosas las costumbres de otros países en lo que a envío de correo se refiere. Mi amiga Rita Banerji me ha mandado uno de sus libros por correo ordinario, ya saben, correos de toda la vida. Pero desde Calcuta. Y teníamos las mismas ganas de que yo lo recibiera como tantas posibilidades de que nunca me llegara.
 
Sin embargo, el azar quiso, después de unos días de bajón total, que el cartero llamase a mi puerta una sola vez, y me hiciera sonreír al entregarme un paquete cuidadosamente envuelto que venía precisamente de ¡La India!. Ya no estamos acostumbradas a recibir cartas manuscritas, y al placer que produce abrirlas.
Tuvo el efecto de una copa de buen vino. Fue tal la sorpresa y alegría que incluso lo comenté con él e iniciamos otra de nuestras conversaciones habituales. He de decir, que mi cartero es un hombre muy amable, educado, siempre atento. Me dijo, «al final acaban llegando, aunque vengan de tan lejos». No era ese el pronóstico de mi amiga. Ella tenía pocas esperanzas, porque los paquetes son un bocado atractivo para los amigos de lo ajeno, allí en su tierra, y yo, mientras tanto, mantenía mi dosis de esperanza suficiente para no caer en el pesimismo.
 
Pero existía otro handicap muy particular, no se trataba de un libro cualquiera, se trataba más bien de un libro ciertamente subversivo, que si era descubierto en su título y contenido, hubiera sido requisado, y mi amiga probablemente llevada a comisaría. Es un hecho que, al rellenar los impresos de aduanas, y ser preguntada por el contenido del paquete, Rita tuvo que abstenerse de dar el título del mismo. Porque se temía lo peor. «Es un libro, un libro». Sin embargo no se trataba de cualquier libro, el ensayo en cuestión: SEX & POWER, entre otras cosas, descubre la vertiente pedófila de un gran mito en su país. ¿Adivinan? Sí, el arquitecto moral de la India moderna: Ghandi, el depredador sexual. Y eso añadía un plus de peligrosidad al asunto.
Rita Banerji, además de mi amiga, es una conocida y premiada escritora y fotógrafa, una activista feminista que está en constante lucha contra el feminicidio en su país. De hecho es la fundadora de la campaña «50 Million Missing«. Campaña que denuncia activamente que en tres generaciones, han sido aniquiladas sistemática y silenciosamente de la población de La India, 68 millones de niñas y mujeres solo porque eran de sexo femenino. Y de la que hemos publicado recientemente en este blog y en Nueva revolución, porque el contador sigue sumando.
Del libro en cuestión,  «Sex and Power: Defining History, Shaping Societies» (Sexo y poder: Definiendo  la historia y  las sociedades que configura) me publicaron un artículo en 2018, con una entrevista muy necesaria para entender por qué les cuento esta historia: «India: del sexo como revelación de los dioses al tabú.» Sex and Power fue el resultado de un profundo análisis que le llevó cinco años terminar en el contexto de la sexualidad, la moralidad y del poder, en un país misógino como La India.
Les dejo un extracto:
«Tan aprensivo como es hoy en día, el país, en temas relacionados con el sexo respecto a las mujeres, La India es también la tierra donde las reinas copularon con caballos en ceremonias religiosas, donde el arte de hacer el amor fue declarado revelación de los dioses y fue registrado detalladamente en el Kama Sutra y donde la prostitución era una forma de ofrenda sagrada en templos adornados con esculturas eróticas.»
Pero volviendo a al asunto de esta columna, mi envío, lo que tiene de particular, aparte de que haya llegado, y de que me haya alegrado la mañana, y de la preciosa dedicatoria, es la forma en la que venía preparado. En India existen instrucciones especiales sobre el embalaje: es necesario envolver el exterior del paquete con tela blanca y coserla con hilo blanco, a mano, condición sin la cual sería imposible tramitar el envío.
«Querida Teresa, envié el libro. Lo encontrarás etiquetado y empaquetado dos veces, una encima de la otra. Eso es porque encontré un sobre con tela por dentro y papel por fuera. Pensé que era mejor para poder escribir sobre él. Pero el funcionario postal dijo que no, que hay que envolverlo con tela blanca, y nada de cinta adhesiva,  y debe ser cosido con hilo blanco. Para ello me mostró una papelería que la vendía y un hombre que trabaja en la tienda la cosió. Pregunté, ¿pero cómo escribiré sobre la tela?  Entonces me dio un rotulador negro y dijo: haz tu mejor esfuerzo. Regresé, la oficina de correos, lo aceptó, ¡pero exigió una copia de mi Aadhaar! (si no saben lo que es el sistema biométrico Aadhaar, les recomiendo absolutamente este artículo). Por supuesto que no dije que estoy luchando contra un sistema que vulnera tantos derechos humanos, y que no lo tengo. Le dije que era urgente y que mi casa estába lejos. Luego me hicieron rellenar formularios personalizados para declarar el contenido. Y no quería escribir «Sexo y poder» porque pueden bloquearlo y exigir verlo sospechando podría tratarse de pornografía (que está prohibida). También en las primeras dos páginas del libro, sabes que escribo sobre las esculturas eróticas de los templos de la India y critico a Gandhi quién estúpidamente dijo que esto no era hindú, sino influencias occidentales en la India. Entonces en el documento puse «un libro». El hombre frunció el ceño, pero luego lo dejó pasar. Así que espero que llegue en dos semanas si todo va bien.» 🤞

Abrir el paquete me ha resultado una suerte de rito ancestral, una ceremonia con sus tiempos, primero descoser las costuras de la tela de hilo blanco, después abrir el paquete de papel y rejilla, posteriormente desenvolver el contenido de un fino pañuelo de seda de color vino y arena, hasta llegar a su contenido.
 
Evidentemente, mi gata tuvo un papel importante en el proceso, buscó acomodo sobre la bolsa de tela, así es ella, siempre en el centro de los acontecimientos. 
 
He de reconocer que yo ya lo había leído en formato digital, hace unos años, pero hay libros especiales, con historia, que me gusta tener en papel, y este es uno de ellos. Hacía mucho que quise hacerme con él en el mercado español, pero no conseguía encontrarlo salvo en Amazon, y la política de esta empresa hace imposible comprarlo en papel, dado el precio que alcanza en nuestro país. Es por ello que si les apetece leerlo, les recomiendo que compren su versión digital en sitios como La Casa del Libro, en formato EPUB.

Pero yo he venido también a hablar de libros, no solo de «un libro». Rita Banerji ha presentado hace un mes su primer poemario (que además ahora está a un precio asequible.) Undressing: Life in hidden poems. Desnudarse, la vida en poemas ocultos. Lo recomiendo sobre todo si les gusta la poesía íntima, intricada, que navega hacia las emociones, incluso hacia lugares incómodos. No es nada sencillo compartir vulnerabilidades. Ella lo hace magistralmente (en inglés). Los poemas de este libro forman parte de los diarios personales que la autora ha mantenido durante los últimos veinticinco años.

Concretamente, el poema que da título a su libro, ¡Undressing!, es un poema que escribió Banerji bajo el seudónimo de Ilina Sen

La del libro es otra versión de la cuestión de la identidad . ¿Quién soy? se pregunta la escritora.

«…las iba arrancando una a una, impacientemente. Capa tras capa de mis identidades tejidas en la tela de mi ser, desde que nací. Y a cada momento pensaba que ya me había desnudado hasta la médula. Siempre había una más. ¿Cuándo terminaré?. Me duele bailar desnuda al sol…«.

Aunque Banerji ha escrito profusamente sobre igualdad, feminismo, derechos humanos de las mujeres y niñas, incluso sobre medio ambiente. Decidió mantener estos poemas ocultos y solo publicó unos pocos con seudónimo. Undressing ‘Desnudarse’ es su primera colección de poesía publicada. Los poemas que ha seleccionado para este libro se encuentran entre sus más personales. Según sus palabras se trata de la turbulencia emocional de su vida durante los últimos veinticinco años, su viaje por la identidad y el yo, su búsqueda de un hogar en medio de constantes reubicaciones en ciudades y países, y las lecciones que ha aprendido sobre el amor, la familia y las relaciones.

Si has llegado hasta aquí, gracias.

Thank you so much my sister, we will.

“No seré una mujer libre mientras siga habiendo mujeres sometidas”